Al final

Tengo los pies helados. El alma rota, tus besos de despedida en la boca.

Ya no queda tiempo. Ya no queda nada de lo que era.

La locura se ha apoderado de mí.

Y al final, no me reconozco.

Me duele el alma.

He perdido todo, todo.

Recuerdo borroso que atormenta mi mente, en este último minuto en que no te tengo y sufro, en silencio, mi pena.

Recuerdo tu voz cálida, tus manos y tus pestañas largas y negras. Pero no logro ver una imagen completa.

Alguna sonrisa, alguna palabra, recuerdo. Pero no una frase entera o una conversación.

Te has desvanecido entre las sombras de esta lúgubre habitación. Llena de fantasmas.

No he podido conservarte. Maldita memoria. No quiero olvidarme de ti.

Prometí siempre llevarte en mi corazón y ahora, mi mente, no logra retenerte.

Pronto será él, también el que te olvide y te habré perdido para siempre.

About The Author